Ayuntamiento de Mislata


Ayuntamiento de Mislata
“Fingido rojo”
Intervención (sólo) en uno de los pilares exteriores de la Casa de la Vila.


_mg_8969

_mg_8960


Fotografías: Nacho López Ortiz


En el Ayuntamiento de Mislata se ha realizado una intervención en uno de los pilares exteriores titulada Fingido rojo. El pilar, que es uno de los cuatro que sostiene la estructura del edificio por la parte delantera, aparece recubierto en su totalidad por una maraña de lazos rojos, como una segunda piel que recubre el sustento de este edificio donde el poder se representa.

Es bien conocido que, en los últimos años, las políticas públicas para el sida han ido mermando. Incluso los planes autonómicos y nacionales están desapareciendo, y esto es un síntoma, no solamente de la crisis -como se ha querido justificar-, sino de la indiferencia ante este problema de salud pública. Sin embargo, no hay ni un día 1 de diciembre que la clase política no luzca el conocido lazo rojo en su solapa, manifestando superficialmente una solidaridad que no es suficiente; una solidaridad, en muchos casos, fingida y “roja”, ya que estas mismas personas posiblemente voten en contra de planes, leyes o iniciativas que mejorarían muchas de las situaciones que se siguen produciendo y que su lazo en la solapa no ayuda a realizar. De alguna manera, el poder también se sostiene con ficciones, se disfraza -como el pilar del Ayuntamiento de Mislata- con lazos rojos de solidaridad que parecen estar en sus estructuras de estabilidad, cuando realmente solo forman parte de una superficie ficticia. Pero el edificio del ayuntamiento tiene otros tres pilares en su fachada en los que no hay nada. Y es ahí donde se encuentra el elemento de reflexión y esta pieza: estos pilares “desnudos” evidencian el vacío de las políticas públicas sobre el VIH y el sida, políticas que en muchas ocasiones no han cruzado la barrera de una solidaridad simulada.


Anexos:

Manifiesto Día Internacional de Acción frente al VIH y sida 2016
Calcsicova Federación
HABLEMOS DE SEXO. HABLEMOS DE PREVENCIÓN

Como todos los años, hoy nos encontramos en la Plaza de la Virgen para conmemorar el día Internacional de la Acción Frente al VIH y al sida. Y un año más, desde que se empezó a celebrar este día en 1988, un grupo de personas se reúne para alzar nuestras voces y recordar que el sida ya le ha costado la vida a más de 30 millones de personas en estos casi 30 años en todo el planeta, y que a pesar de todos los esfuerzos, esta pandemia sigue siendo como la más destructiva registrada en la historia, siendo dramática para millones de personas en todo el mundo.
Por ello creemos tan importantes y necesarios los mensajes de esperanza que empezamos a escuchar ahora hace casi dos años. Como dijimos el pasado año, la Comunidad Internacional, encabezada por el Programa Conjunto de Naciones Unidas sobre el VIH y el sida (ONUSIDA), se ha planteado como objetivo llegar al año 2030 con cero transmisiones por VIH. Un objetivo que aunque difícil, muchas personas creemos posible mediante la realización de programas de promoción de la salud sexual, del uso de todas las estrategias preventivas que la comunidad científica y organismos internacionales recomiendan, de la detección precoz del VIH, del acceso universal a los tratamientos, de más presupuesto para investigación, pero sobre todo, de medidas políticas valientes que respalden todo esto.
Al objetivo de ONUSIDA, se añaden, además, todos los esfuerzos científicos puestos en marcha y dirigidos a la erradicación del VIH o, como mínimo, la cura funcional de las personas afectadas.
Pero como también repetimos cada año, los avances en lo científico deben de ir acompañados de avances sociales, para que el estigma y la discriminación asociados a esta enfermedad dejen de ser esa realidad de la que vemos ejemplos día tras día y que en este año 2016 ya no deberían tener razón de ser. Tenemos que ser muy conscientes y saber transmitir, que la importancia de erradicar el estigma y la discriminación asociados al VIH es el gran obstáculo que impide y dificulta tanto la posibilidad de controlar la pandemia, como la de frenar las nuevas transmisiones.
Por eso a nivel nacional pedimos una Pacto de Estado, y por eso pedimos un Pacto contra la Discriminación. Y por eso, hoy también es un día importante para toda la sociedad Valenciana, porque hemos firmado un Pacto Autonómico con la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública que esperamos se convierta en los cimientos de una nueva manera de abordar en nuestra comunidad esta patología. Desde hoy mismo, empezaremos a poner en común experiencias, conocimientos y toda nuestra ilusión para crear una hoja de ruta para cumplir el reto de ONUSIDA y erradicar las nuevas infecciones y el VIH.
Esperamos que el 1 de diciembre del próximo año, desde CALCSICOVA podamos dirigirnos a todas vosotras y vosotros y ratificar el gran paso que ha supuesto el Pacto Autonómico. En relación al lema de este año “HABLEMOS DE SEXO, HABLEMOS DE PREVENCIÓN”, decir que por una parte es un acercamiento a las propuesta de trabajo conjunto con la Dirección General de Salud Publica y los CIPS, y por otra parte, por que ya son muchos años conviviendo con el VIH y el sida. El sida en nuestro contexto está descendiendo claramente y que, a pesar de que siguen falleciendo personas por la enfermedad, es una enfermedad bien tratada y controlada. No podemos decir lo mismo del VIH, que sigue sumando cada día un nuevo caso diagnosticado en la Comunidad Valenciana y que se ha convertido en una enfermedad de transmisión sexual en la mayoría de nuevas infecciones.
Por eso tenemos que hablar de sexo, hablar de VIH, hablar de prevención, dejar a un lado el ideario colectivo en relación al sida y enfrentarnos con esta realidad con una nueva mirada, un nuevo lenguaje y una nueva forma de prevenir, con campañas específicas, fomento de prácticas sexuales adecuadas, programas de reducción de daños en el consumo de drogas, de educación sexual, de acercamiento y fomento de la prueba y del diagnóstico precoz del VIH, además de enfoques biomédicos como el tratamiento como prevención y la profilaxis pre y post exposición. Y sobre todo, un trabajo coordinado y consensuado.
No olvidemos que son muchos los logros que hemos conseguido y en esa línea queremos y debemos seguir trabajando, por todas y por todos. Y no podemos dejar de recordar de manera muy especial a esos y esas activistas y personas que hoy ya no nos acompañan y quienes les debemos, cuanto menos, el que nuestro trabajo, apoyo y esfuerzo nos haga seguir avanzando en el control del VIH. Estamos viviendo un tiempo clave en el VIH. Estamos escribiendo el futuro de todas y de todos. Podemos escribir la historia. Hay ganas. Hay fuerza. Hay opciones. Hay vida. ¡ADELANTE! Muchas gracias a todas.


MANIFIESTO CESIDA “MUNICIPIOS COMPROMETIDOS CON LA RESPUESTA AL VIH”

El 1 de diciembre, Día Mundial del Sida, es una fecha clave para todas aquellas personas que vivimos con VIH y luchamos contra el estigma y la discriminación. Es un día en que os recordamos que en esta lucha no podemos estar solos y solas. Que personas afectadas por el VIH de una u otra manera somos todas y que por eso necesitamos vuestro compromiso.
Hoy recordamos, que el VIH no discrimina, pero sí la sociedad, que rechaza a las personas con VIH impidiéndoles acceder a puestos de trabajo, a un seguro médico o a una residencia de mayores.
Grave es esta situación, pero más grave es que la discriminación se produzca bajo la permisibilidad de las instituciones públicas. La Administración debe rechazar y condenar cualquier tipo de discriminación, incluyendo la serofobia, debe aportar recursos e inversiones para la prevención y tratamientos del VIH, y para conseguir los objetivos de ONUSIDA 90-90-90.
Necesitamos el apoyo de todos los grupos políticos, para que los municipios donde gobiernan se comprometan a luchar contra el VIH y el sida. Y lo tienen fácil, firmando la Declaración de París, como ya ha hecho Sevilla, y como están haciendo Madrid, Barcelona, Valencia, Teruel y otras ciudades con el fin puesto en erradicar la epidemia en el año 2030.
Estas ciudades se han comprometido a desplegar sus competencias en materia de salud pública para que el 90 % de la población conozca su estado serológico, que el 90 % de las personas diagnosticadas tengan acceso a tratamiento sanitario y que el 90 % de quienes reciben atención sanitaria reduzca su carga viral.
Junto a nuestras compañeras y compañeros de la Coordinadora Estatal CESIDA, creemos que la mejor herramienta para que España consiga el objetivo de ONUSIDA es un pacto de estado frente al VIH, el sida, el estigma y la discriminación que sea aprobado por los partidos políticos en el Congreso de los Diputados.
Demandamos a Dolors Montserrat, nueva ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, un compromiso real frente a este virus, incluyendo nuestras propuestas en su política sanitaria porque el VIH y el sida nos afecta a todas y a todos. Junto a las más de 70 entidades que forman CESIDA pedimos un Pacto de Estado ya.


MANIFIESTO DE LA PLATAFORMA GAIS CONTRA EL VIH

Hace 35 años, desde los inicios de la epidemia, el sida afecta de manera desproporcionada a nuestro colectivo. En España, como en el resto del mundo, miles de gais, bisexuales y mujeres transexuales han muerto a causa del sida y se han visto doblemente discriminados por ser homosexuales y seropositivos. El tratamiento antirretroviral ha frenado la mortalidad del sida pero hoy en día el VIH aún no tiene cura y, por tanto, compromete de manera muy grave y de por vida la salud de una parte muy considerable de nuestra comunidad. En toda Europa, constituimos con mucha diferencia el grupo de población más expuesto a la infección por una suma de factores que nos hacen más vulnerables a la epidemia. En España más de la mitad de los nuevos casos que se registran cada año corresponden a hombres gais, bisexuales, otros hombres que tienen sexo con hombres y mujeres transexuales. A pesar de ello, la respuesta política y de nuestra salud pública es insuficiente y no logra reducir la incidencia del VIH. A menudo se presenta la epidemia como si afectara de forma equitativa a toda la población. Se dice que el VIH afecta cada vez más a jóvenes, sin especificar de qué jóvenes se está hablando mayoritariamente, no visibilizando correctamente una evidencia epidemiológica y, por tanto, los recursos que hay que disponer para priorizar de forma efectiva la prevención de la infección en los más vulnerables.
Los hombres gais, bisexuales y las mujeres transexuales debemos rebelarnos ante esta situación injusta. Lo tuvimos que hacer a los inicios de la epidemia, cuando el sida mataba a miles de los nuestros compañeros y compañeras, y ahora que tenemos nuevas herramientas preventivas de demostrada eficacia lo tenemos que volver a hacer para exigir a los responsables de nuestra salud pública que faciliten su acceso urgentemente para acabar con el VIH en un colectivo que ya ha pagado una factura demasiado alta a la epidemia.
Hoy más que nunca debemos hacer que se escuchen nuestras voces y luchar por nuestro derecho a la salud. El año pasado, desde la Plataforma Gais Contra el VIH, reclamábamos un plan de acción específico, incluyendo la Profilaxis Preexposición, la PrEP, para hacer frente al VIH en nuestro colectivo. La PrEP es una herramienta con un inmenso potencial preventivo recomendada por expertos, pero inaccesible aún en nuestro país. Desde las recomendaciones de GeSIDA, favorables a su implementación, hasta su aprobación por parte de la Unión Europea el pasado mes de agosto, la PrEP ha ido avanzando en Europa. En países como Francia la PrEP ya está disponible desde hace más de un año, en el Reino Unido hay accesibilidad a través de la compra legal de genéricos “online”, Noruega la dispensa desde el mes pasado, Escocia ha anunciado su inclusión en las prestaciones de la seguridad social a partir del próximo mes de enero y, mientras tanto en España, nada ha ocurrido desde entonces que no sean las 4.000 nuevas infecciones que, una vez más, se habrán registrado a finales de este año, muchas de las cuales habrían podido evitarse.
El Ministerio de Sanidad no puede ni debe seguir retrasando la oportunidad que ofrece la PrEP para colaborar a detener las nuevas infecciones de VIH. No podemos ni debemos resignarnos a mantenernos como uno de los países europeos con una tasa más elevada de nuevas infecciones. La Plataforma Gais Contra el VIH, formada por las organizaciones Adhara, Afirma’t, Apoyo Positivo, CALCSICOVA (Coordinadora de Asociaciones Contra el Sida de la Comunidad Valenciana), Imagina Más, Projecte dels NOMS-Hispanosida y Violeta, entendemos que ha llegado la hora de exigir a nuestros representantes políticos que se decidan a poner fin a la epidemia y cumplir con los objetivos de ONUSIDA. Por ello, en una fecha tan simbólica como la de hoy, Día Mundial del VIH y el Sida, la Plataforma Gais Contra el VIH se dirige públicamente a nuestros representantes políticos para hacerles la siguiente demanda: Facilitar urgentemente la PrEP a las personas en mayor riesgo de contraer el VIH. La eficacia y seguridad de la PrEP han sido demostradas científicamente, las guías internacionales son unánimes a la hora de aconsejar su uso y su necesidad es urgente, tanto, que cada día aumenta el número de personas que ante el riesgo de infectarse ya están haciendo PrEP de forma irregular, con los riesgos que conlleva. Desde la Plataforma Gais Contra el VIH nos esforzamos en ofrecer la información y las pautas necesarias a quienes ya están haciendo PrEP por su cuenta para minimizar los riesgos que puede comportar su decisión a causa de no poder acceder al fármaco de forma adecuada.
No estamos dispuestos a seguir viviendo por más tiempo nuestra sexualidad con miedo. Después de tantos años ya es hora de que podamos vivir sin sentirnos aterrorizados por la amenaza de un virus que desde hace más de tres décadas condiciona nuestra sexualidad y nuestras vidas. Más allá de la conocida retórica oficial de días como el de hoy, nuestro objetivo común no puede ser otro que detener esta epidemia lo antes posible; que la gente, nuestra gente, deje de infectarse de una vez por todas. Y no renunciaremos a ninguna de las herramientas para conseguirlo.