VINCULACIONES

La pegada de carteles ha sido un fracaso

La noche del 30 de noviembre de 2005 quedamos, en la puerta del EACC, para realizar la pegada de carteles. Acudieron a la convocatoria los chicos y las chicas del Col·lectiu Tal Qual de lesbianes, gais, transsexuals i bisexuals de Castelló i Comarques; los miembros de CASDA, Associació Ciutadana contra la Sida de Castelló y algunos chicos y chicas de las Juventudes Socialistas. Después de dividirnos por zonas, cogimos nuestros carros de supermercado llenos de carteles, escobas y cubos de cola y empezamos la pegada. Hacia las dos de la madrugada terminamos. Al día siguiente, cuando salimos a documentarlo fotográficamente, nos dimos cuenta de que la mayoría de los carteles habían desparecido. Por los restos de papel que quedaban en algunas paredes y contenedores de basura, se notaba que se habían arrancado con ganas. Vimos una brigada de limpieza municipal quitar, con mangueras de agua a presión, los carteles que habían sido pegados sobre unas planchas metálicas al lado del Mercado Central. Los servicios de limpieza de Castellón despegaban todos los carteles que veían pegados en cualquier lugar. Algún propietario nos reclamó que le pintáramos la pared que le habíamos ensuciado.

“Castellón tan limpia como tú quieras”, es un eslogan del Ayuntamiento que invita a la gente a que mantenga impoluta su ciudad. Como otras ciudades, Castellón está tan limpia, como repleta de publicidad de empresas que no tienen ningún problema, para colocar sus anuncios en los lugares destinados para ello. Nuestras ciudades han suprimido la posibilidad de decir lo que se quiera, si no es previo pago, y en los lugares reglados. El espacio público es, cada vez, menos público y más caro. La calle ya no es para los ciudadanos y las ciudadanas, sino para las grandes empresas que, con su publicidad, ensucian nuestras vidas con sus inofensivos anuncios. ¿Qué es lo que les ha molestado tanto a los ciudadanos de Castellón? ¿Que sus paredes amanecieran sucias, o que nuestros carteles hablaran, muy claro, a la comunidad gay para que no olvide utilizar preservativos en la penetración anal? ¿O, quizás, les ha molestado que les dijéramos, con contundencia, a los hombres de Castellón que utilizan los cuerpos de las más de cien prostitutas que pueden encontrar por los caminos de la huerta, que no se aprovechen de su precariedad y que no les den más dinero por follárselas sin condón? Castellón es una ciudad muy limpia.

La pegada de carteles ha sido un éxito